En los zapatos del Covid-19

Ciudadano colombiano afectado por el virus con 25 familiares
Este escrito lo realizo para ilustrar (desde mi mismo punto de vista) las actuaciones y
situaciones que empeoran la salud y calidad de vida de la sociedad que se contagia cada vez más, por causa del Covid-19.

Sanos en una reunión familiar

El pasado primero de enero de 2021 más de 20 familiares y amigos decidimos reunirnos para celebrar nuestros triunfos y compartir experiencias del año anterior que al parecer resultaron sin ningún percance, evidentemente la nueva realidad una forma de compartir con los demás en medio de una pandemia “porque la vida sigue” no nos dio tregua, no esperábamos que dos grandes mujeres con diabetes, dos abuelos con ciento sesenta años de experiencias y un tío invidente con sobrepeso podrían ser las victimas más vulnerables de un virus 40 veces más pequeño que un grano de arena, que en sí lo considero como un ente que realmente cumple con su deber que es el de crecer y apoderarse de todos los cuerpos, algo así como el objetivo de quienes lo quieren poseer todo a costa de lo que sea (vidas). Mi madre una bella Flor del Alba de 80 años no cabía de la dicha recibiendo a sus nietecitos que inocentemente la abrazaban y en sus arrugadas mejillas el afecto de muchos besos le exponían a que se preparara para la posibilidad de una mayor demostración del verdadero amor, ósea el amor de “en las malas” pero, solo vi unos dos o tres presentes en las video llamadas cuando internada en la clínica recibía la ayuda profesional medica por haber estado 14 días en una cama sin poder realizar actividad alguna, debido a, su cansancio y además de nunca haberse dado cuenta que su nivel de oxígeno era de 70% cuando en realidad para curarse necesitaba estar por encima del 90 en su sangre obviamente y en pulso-oxímetro que no había en casa en tiempos en los que el aprovechado virus bloquea a un sensor que indica del cerebro que se está respirando mal, pero, si hubo tamales, licores y mucha carne precisamente algunos de los insumos que no deben faltar en época decembrina.

Los síntomas y alarmas del Sars COV-2, Coronavirus, Covid-19

Las alarmas o alertas con las que se reacciona a tiempo de una sospecha de contagio desde
nuestra experiencia familiar, sin lugar a dudas son: La fatiga, aunque muchas veces no se nota por causa del “indicador al cerebro bloqueado o engañado” de igual manera se debe prestar estricta atención al cansancio y fiebre por más de dos días, se mide con termómetro con indicador de 38° o más y no con la mano siempre acertamos y por último dolores severos de cabeza y cuerpo, los anteriores son realmente una guía para recibir atención médica de inmediato, los síntomas que pueden indicar un contagio del Coronavirus en la mayoría de los casos, sudoración en las noches, resequedad en la boca y garganta, llenura y cansancio, mareos, perdidas del olfato y del gusto, ardor y dolor de ojos, perdida del apetito, dolor de garganta y huesos, rasquiña en el cuerpo, náuseas, diarrea, dos inusuales perdida del color de los dedos (blanqueados por encima) y el ataque al sistema nervioso que al respirar produce miedo literal ( físico) mas no emocional esto lo sentí.

Irresponsabilidades de la sociedad y mías

Hoy día acepto y entiendo que la causa de la rápida propagación del mortífero virus es sencillamente la indisciplina de cada ciudadano(a), todos como sociedad tenemos la culpa, no ha habido ningún ser humano que maneje esta situación con el ciento por ciento de corresponsabilidad, lo determinaré como la hora boba de cada individuo para contagiar(se), el juntarse a menos de dos metros con el otro, el subir al sistema de transporte masivo y permitirlo, el no lavar constantemente las manos para ingerir alimentos, el uso inadecuado del tapabocas y el detonante el no uso, la mala alimentación y la misma en lugares no seguros, el a sabiendas del contagio y no aislarse, la prepotencia de conglomerarse en pequeños lugares y cerrados, no ventilar las casas y lugares de trabajo, no limpiar las superficies, permitir que los niños toquen paredes, ventanas vitrinas y elementos públicos, comprar proporcionadamente, cuando se podría proveer para no volver pronto de nuevo al supermercado, el recibir al amigo(a), familiar y vecino(a) en el hogar y hablarle confiadamente “porque no lo(a) veo enfermo(a)” y si después de leer este párrafo, no has cometido ninguno de los anteriores errores, ¡para! No lea más, quizás no podrías morir por una infección que pone a los pulmones en tres días como si se llenaran de pegante amarillo para zapatos. Es decir “a ti no te puede matar el Covid porque no crees, y, te están controlando” no me disculpo por esta aseveración porque sé que eres culpable.

Desconocimiento de las autoridades gubernamentales que el pueblo evidenció

Al creer que, esta situación es gran prueba para las autoridades políticas en específico las populistas, las decisiones altamente vinculantes generan nuevos cambios para la protección inmediata de la vida, la salud y la economía, “que no se planeó para gobernar con pandemia” y en la misma, que se desconoce cómo se podría mejorar el escenario, si no es por muchas veces la improvisación para subrayar las principales medidas y extenderlas, hay excusas y se entiende, pero, se entraron disculpas por la norma no escrita o porque sencillamente se apela a las razones científicas que muchas veces discrepan con la idiosincrasia de una población colombiana impregnada de folclor, felicidad, baile, etcétera. El Yo pasando por encima de los demás, “no es fácil tener contento a todo el mundo” no obstante, nos dimos cuenta que:

El meollo está para quien ciertamente quedó desprotegido al verse afectado por la etapa de la enfermedad, los injustos procedimientos administrativos y médicos que muchas veces carecen de la prestación optima de los servicios de salud, a petición de mi hija mayor escribo algunas falencias:
a. Algunas EPS’s e IPS´s no se dan por entendido de lo que realmente es el virus a un año de su aparición, ignoran la forma en como afecta la salud emocional y la física inclusive, así mismo, la EPS Compensar se aprovechó de que no es obligación trasladar a los pacientes en crisis, en ambulancias, cuando un abuelo
de 79 años habiendo sido contagiado de una gripe con síntomas equivalentes y evidentes, por cercanía al grupo familiar afectado con Covid-19, saturaba 60% de oxigeno y con una enfermedad crónica en sus pulmones EPOC, NO llegaron, la noticia fue, logró sobrevivir en casa aplicando lo que yo, su hijo, había leído
meses atrás y que arrojaron resultados favorables en otros países con las mismas crisis, pero, no tan similares a nuestro país, como lo es Reino Unido, un antiparasitario pudo haber ayudado a mi padre, a mi madre, a mi hermano y muchos más, no receto porque no soy médico y al no estar contraindicado, se le
suministró junto con agua de panela con limón caliente y mucho oxígeno, un anticoagulante sin recetario, acetaminofén para el dolor, inhaladores y antibióticos para la infección y esto al parecer fue lo que controló su estado y eso es lo que vale, por favor no tomen esto como única fórmula para controlar el virus,
en personas de mi familia infectada, pudo haber dado los resultados alcanzados que fue cero muertes de aproximadamente 25 positivos.
b. Destaco la diligencia de los funcionarios de Medicina Prepagada Medplus que, al llamar para la emergencia de su afiliada, a los 30 minutos llegó a la casa un médico con la mejor disposición y lo más importante conocimientos, para determinar que mi madre requería atención de urgencias y una ambulancia que efectivamente llegó a los 40 minutos y la trasladó hasta la Clínica Santa Mónica
o Clínica azul, en otros 40 desde el municipio de Soacha, hasta la Localidad de Suba, Bogotá D.C.
c. El Instituto Neumológico Colombiano, quienes se ofrecieron a hacer una investigación exhaustiva para pacientes oxigeno-dependientes años atrás, en este caso a mi padre, quien, fue rechazado para un examen el 23 de enero del 2021 porque según ellos cuando lo llamaron y le preguntaron, tenía síntomas para
Covid-19, 15 días atrás se esperó el día del examen para, cancelar… Pusieron en duda si el virus se desaparece verdaderamente en 14 días, aclaro mi padre no fue examinado para Sars COV2 Covid-19 pero, porque mi madre dio positivo formalmente le rechazaron en las puertas de la institución por protocolos
habiendo llegado por sus propios medios en Transmilenio sin síntoma alguno.

2. La necesidad de mantener la institucionalidad con el objeto de que algún día futuro se volverá a la normalidad o a la interacción social favorable para la aplicación de lo proyectado y resistir a un fenómeno que cambió el modo de vivir en un sistema de consumo presencial y no digital.

  1. La disyuntiva tarea de proporcionar lo necesario para que la autosuficiencia social prevalezca y su regulación sea una herramienta simple para no deteriorar la imagen que políticamente acopió la opción para liderar:
    a. Gastos de atención a la pandemia.
    b. Ayudas humanitarias para población vulnerable o sin empleo.
    c. Control de la economía en general.
    d. Ruptura de comunicación de redes de apoyo a los ciudadanos.
  2. La restructuración y la reinvención de las demandas enmarcadas en la superación económica de una sociedad que se dilata y desciende a alta velocidad hacia la crisis, la pobreza, la desconfianza y la quiebra.
  3. Por último, la deslegitimación de las autoridades de control, que, en sus afanes de minimizar el impacto de la indocilidad de la sociedad, se nivelan al mismo trato de conducta irresponsable y terminan por proceder de la manera que les ha forjado rechazo porque arbitrariamente sucumben a las practicas trogloditas que generan violencia en sentido reciproco.
    a. Desconocimiento de las leyes por parte de las instituciones de control.
    b. Desconocimiento de los decretos emitidos por parte de quienes los hacen cumplir.
    c. Aprovechamiento por parte de algunos miembros de las instituciones de control para satisfacer sus necesidades e intereses personales.

Sustentos de los remedios convencionales

Hemos sido educados para ser cautelosos con las enfermedades, nos tratan en los centros autorizados de salud, hospitales y clínicas con profesionales médicos y especialistas, en las farmacias, que, muchas veces nos receta un desconocido y nuestros padres con sus llamados remedios caseros, limón, jengibre, ajos, cebollas trasnochadas, miel, agua de panela, naranjas, eucalipto, vaporizaciones, etcétera. Todos estos para las gripas que de alguna manera son un aliciente emocional y hasta milagrosamente de dolores, éstos no se ocultaron de muchas familias que hoy comentan con regocijo que fueron sanados y yo opino que tuvieron que ver también con la diligencia y los efectos que estos remedios hogareños ejercieron en un momento de verdadera preocupación.

Conclusiones:

La desconsideración por parte de los funcionarios de la salud para no prestar los respectivos servicios por causa de la ignorancia de los usuarios del sistema, referente a los temas que le competen en circunstancias críticas, como en este caso del Coronavirus.
Las instituciones públicas de salud si están obligadas a prestar servicio de ambulancia dentro de su jurisdicción. El azar no existe en los contagios, cada persona tiene que ver directamente con su contagio, ya sea por introducir alimentos en su boca, rascarse los ojos y nariz, sin lavarse las manos habiendo tomado algún elemento contaminado o al acercarse a quienes contagiados emitieron el virus en su saliva y desprotegidos sin tapabocas y sin gafas no tuvieron suerte.
La opinión de los científicos es la opinión a la que todos deberíamos poner atención, son ellos los que a través de sus estudios y experimentos se han dispuesto a seguir atacando al virus por sus lados más débiles, debemos ser como niños con sus padres cuando mandan los que sí saben y pueden mandar hacer caso correspondemos precaución con quienes manifiestan estar en vulnerabilidad por causa de la pandemia, es cierto que se han tornado difícil las circunstancias económicas, de logística, de autosuficiencia, de administración en salud, el sistema laboral, etcétera. No todos viven planeando una crisis y si emocionalmente no estamos preparados para la dificultad, los tiempos como estos enseñan de manera dura a la sociedad a llevar con prudencia la proyección y experiencias de la vida el apoyo familiar es la base para salir de una situación que mediáticamente debilitó la confianza de sanar en y con los de casa, con las precauciones pertinentes antes de ser contagiados y con las recomendaciones de los expertos luego de ser las victimas del desorden social más que del obediente virus. Las Redes de Apoyo son fundamentales para minimizar el impacto que por causa de las circunstancias se restringe la cercanía de los allegados, de los grupos y de las instituciones que han representado una amistosa compañía en el pasado, “hay que atender a los que se enferman” me dijo un médico en una cita posterior la hipocresía de los individuos si debe de morir de aquí en adelante, no es viable que una persona que contrajo el virus sea estigmatizada ¿Cómo es posible que personas que caminan sin tapabocas por las calles se lo pongan de inmediato, delante de decenas cuando ve a una persona que se recuperó exitosamente y que aún sigue manteniendo los protocolos de bioseguridad? El miedo a lo simple es una interpretación de lo fácil que es escuchar a las autoridades y poner en marcha lo estipulado, sencillo es lavarse las manos y mantenerse limpios, sencillo es usar una mascarilla y no usar un respirador artificial, sencillo es alimentarse de la mejor manera con comidas sanas, simple es hacer deporte, simple y sencillo es leer esto, simple es aprender y simple es escribir con el corazón para el mundo. Las necesidades de las personas de salir en aislamiento preventivo son las difíciles circunstancias y decisiones en la pandemia para su tratamiento, se enfrenta el riesgo de sea portador o no, de, expandir o contraer ¿Y si no tengo alimentos en casa o medicamentos? Entiendo la responsabilidad que se debe de tener al decirle al farmaceuta que luego de recibirme el dinero debió lavar sus manos, no haberme acercado a las personas o decirles que se retiraran porque sin tener un diagnostico mi familia y yo nos mostrábamos con algunos síntomas que parecían de la gripa mortal. “Seamos fieles a nuestros instintos de supervivencia, nada saldrá malo a los consejos de los sabios, el platicar con Dios no es nada desalentador para cuando en pruebas de la vida reconocemos Su grandeza y lo mínimo que somos comparándole con nuestro comportamiento”.

Escrito por: Eduer Humberto Lara Pacheco.

* Esta es un espacio de opinión establecido por IC Radio – Iniciativa Ciudadana para el uso de la ciudadanía en general. Las afirmaciones aquí manifestadas no reflejan la posición política, religiosa, moral y de ningún tipo, por parte del medio de comunicación.

Be the first to comment on "En los zapatos del Covid-19"

Déjanos tus comentarios